La digresión de Kate

PRIMERA PARTE: La soledad disfrazada de sueño confuso

Vives para superar dificultades y, oh querida, esto no ha sido mas que el principio. Una ligera carrerita para calentar; no mi cielo, ni siquiera has llegado a la verdadera carrera. Si has echado a correr antes de empezar, es cosa tuya. Sólo tuya. Tu problema. No sirve de nada que parezca correcto, noble o un entregado acto de una voluntad que en realidad (entre tú y yo) sabemos que ni siquiera posees, o, al menos; no tienes la controlada para nada. Para nada en absoluto. Resígnate. Estás en la vida real, un mundo sin colchones en las paredes, Aquí ni vale hacerse la loca, total, la mayoría ha perdido la chaveta hace mucho tiempooo… Si es que alguna vez la tuvieron, claro. Pero… ¿Qué es cordura, si me lo puedes explicar, mi apreciadísima y aplicadísima alumna? ¿Sabrías… sabrías describirlo con palabras breves? ¿No, no , noooo? ¿Silencio?¿oh? Una pena… ¡Una verdadera lástima! En serio, incluso me estaba empezando a hacer ilusiones… ¡Qué decepciona estoy! De verdad, estas cosas son las que te enseñan a no construir sueños, a no confiar en nadie ¿Me entiendes mi querida ovejita? ¿Me has entendido?

¡Inútil! ¡Completamente inútil! Pamplinas de una lechera que murió de hambre por bailar en el aire, por querer olvidar una ley tan aplastante y fundamental como la gravedad misma ¿No querías estudiar física? Pues ahí la tienes, tu primera y última lección. El mundo no cabe en la palma de una mano, y menos en la tuya; mi querido corderito. Pero anímate, mi cielo; mañana te pondré un lacito e iremos al mercado ¿Te parece bien? Oh, por supuesto que te parece bien, claro que sí: Por supuesto ¿no? Cosas de la vida, al fin de al cabo”

Anuncios

Mouth of sprocket

Of what branch,of what pine tree
fell pineapple, which wearing
on a green sprocket
a useless mouth
that in no way speaks
as soon as she should
and in no way shut up
when everyone are dumb.
Stutter and lame 
surrounded by red lines
that serve no purpose
since they don´t know anything,
any of the language
for which they were created
know nothing and are useless,
useless between one row
of teeth that bites
and damage and
not know how to love,
or speak or daydream
between a row of teeth

Boca de piñón

De qué rama, de qué pino
cayó la piña, que llevaba
en un verde piñón
una inútil boca
que para nada habla
en cuanto le conviene
y para nada calla
cuando todos son mudos.
Tartamuda y coja
rodeada de líneas rojas
que no sirven para nada
pues no saben para nada,
nada de aquel idioma
para las que fueron creadas.
Nada saben y de nada sirven,
inútiles entre una hilera
de dientes que muerden
y dañan y que no saben querer,
ni hablar, ni soñar despiertas.

Mini-reseña: Alas

AUTOR: Aprilynne Pike

TÍTULO ORIGINAL: Wings

EDITORIAL: Puck

RESEÑA LITERARIA

Este libro en particular, ya hace tiempo que lo leí y desde entonces ha estado adornando la estantería, pero con una segunda lectura he comprobado que no ha cambiado mucho mi punto de vista respecto a él.

Lo primero que me escamó fue la sinopsis de la contraportada. Prácticamente te desvela lo que puede quedar de acción en la historia. La destripa, más bien.

Dudé un poco al comprarlo porque aunque mi literatura favorita suele ser la fantástica, una historia de hadas y trolls podía terminar en dos cosas: Una historia infantil o una mezcla pastelosa que finalmente acabaría en vergüenza. Me alegra decir que ha salido muy bien parada, dadas las circunstancias. Es una historia bonita y tierna aunque echa mano de algunos tópicos literarios (como lo es el triángulo amoroso), la lectura no cansa, es entretenida a su manera para pasar la tarde y, al cerrar el libro, suspirar de satisfacción.

La historia cuenta como Laurel descubre que es un hada y, en el plano amoroso, se tiene que decidir entre David, un compañero de su nuevo instituto, guapo, amable y todo lo que se podría desear de un chico; y por otro lado está Tamani (como buen nombre raro), un duende de aires pícaros e igualmente atractivo. A grandes rasgos, estos son los personajes principales y los que más se desarrollan (aunque no demasiado).

A pesar de todo, la historia me ha parecido bastante amena, con su punto de originalidad (me ha gustado mucho cómo plantea la naturaleza de estos seres, su sociedad, sin embargo y la historia que encierran Laurel y Tanami, no tanto) y sólo me apena que, tras pasar la parte de más acción de la novela la tensión decaiga tan en picado. El final está bien, pero el preámbulo del mismo, descoloca un poco.

No está anda mal para un regalo de cumpleaños o para la torre de lecturas de verano. Probar a leerlo en una hamaca, es lo mejor.

NOTA FINAL: 6,4

Las continuaciones…

    

Reseña & Company: La evolución de Calpurnia Tate

AUTOR: Jacqueline Kelly

TÍTULO ORIGINAL: The evolution of Calpurnia Tate

EDITORIAL: Rocabolsillo

RESEÑA LITERARIA

 Me ha llevado su tiempo terminarlo, desde que lo empecé y, teniendo en cuenta la velocidad que suelo llevar en la lectura… Sin embargo, eso no quiere decir nada en contra de esta pequeña joyita literaria.

Es una historia “casera”, agradable de leer, aquellos libros que disfrutas pasando cada página lentamente. Puedes dejar el libro perfectamente cerca del cabecero de la cama y leer un par de capítulos al día.

Nos sitúa en 1899, a punto de comenzar el S.XX, en medio del verano abrasador de Texas; en el cual la  joven Calpurnia Tate descubre, a manos de su abuelo, los principios del  estudio de la Ciencia, la Evolución de Darwin y todas esas cosas a las cuales una chica de alta sociedad no debería acercarse. Porque mientras otras pasan las tardes haciendo ganchillo y cocinando  Calpurnia se aventura,  cazamariposas en mano, a la flora silvestre. Recoge especímenes, etiqueta  lugares de observación y lo apunta todo concienzudamente en su cuaderno  científico.

Cada capítulo es una pequeña aventura, porque con sus seis hermanos y su madre, que siempre anda persiguiéndola para que toque el piano, zurza calcetines o comience a saber llevar una casa, y no siempre hay tiempo para escaparse con su abuelo al río o a su laboratorio.

Ha sido una lectura muy refrescante, sencilla, perfecta para leerla en verano, en sí misma no posee demasiada acción, pero el estilo es muy fluido y lleno de pinceladas de conocimiento. La recomiendo.

NOTA FINAL: 8,7

Si ya has leído La evolución de Calpurnia Tate y te ha encantado, también te gustará…

Flavia de los extraños talentos

AUTOR: Alan Bradley

TÍTULO ORIGINAL: The Sweetness of the Bottom of the Pie

EDITORIAL: Planeta Internacional

RESEÑA LITERARIA

Este libro lo compré sin reseña alguna de referencia, no conocía al autor y era la primera vez que oía hablar del libro, pero como la reseña prometía y el precio era más que razonable, no pude hacer más que comprarlo.

La historia se sitúa en 1950, en el hogar de la antigua familia De Luce, una vieja casa victoriana en algún recóndito lugar de Inglaterra. Allí vive nuestra protagonista, Flavia Sabina de Luce, una chica de casi once años, solitaria y con una extraña pasión: La química. Además de preparar sus represalias personales contra sus dos insufribles y muy diferentes hermanas, Ophelia y Daphne, Flavia pasa las horas encerrada en el viejo laboratorio de la familia, un santuario personal en donde se dedica a desenmarañar y estudiar las más diversas sustancias y venenos.

Pero la tranquila rutina en la casa De Luce se quiebra cuando, de madrugada, Flavia escucha ruidos y descubre cadáver en el jardín, quién exhala su último aliento con un misterioso mensaje de despedida: Vale.

Flavia decide entonces tomar cartas en el asunto e investiga por su propia cuenta y riesgo, sobre todo cuando la policía declara como principal sospechoso a su padre y se lo llevan a comisaría. Flavia se embarcará en un misterio sin resolver y en el sospechosamente oscuro pasado de su padre, un taciturno coleccionista de sellos. Hay muchas preguntas sin resolver: ¿Por qué su padre se empeña en permanecer en silencio? ¿Quién es el desconocido que apareció muerto en su jardín y por qué estaba allí? ¿Cuál es la causa de la muerte, si no hay ni heridas ni disparos y la autopsia no revela nada? ¿Por qué se despidió en latín el misterioso fallecido?

Son muchas preguntas por esclarecer y pronto Flavia descubre que todo anda relacionado con un crimen sin resolver de hace más de veinte años…

Reconozco que no soy muy dada a los novelas de misterio, pero ésta en particular me gustó bastante. Flavia dota a la narración de un humor con un toque sarcástico y el clásico punto de vista de la científica que no descansará hasta resolver el caso. Si te gustan los libros de detectives o las novelas de misterio con un toque diferente, éste es tu libro.

Fue el mejor libro de 2009 en Amazon.

NOTA FINAL: 8,8

La CONTINUACIÓN… La Muerte no es un juego de niños.

                                       

Daniel Harwicz

Dani llevaba más de dos décadas trabajando en aquella peluquería, con su buen humor, su mano diestra para el corte y la siniestra para barrer.

Era una peluquería muy pequeña, de ventanas de vidrio antiguo y techo de madera, allí donde la música de los años setenta y ochenta se mezclaban con el correr del agua caliente, el chas-chas de las tijeras y el abrumador rugido de los secadores. Fuera, el nombre Daniel  Harwicz se leía pequeñito y desgastado, en el letrero de Peluquería, a secas, con letras azules y blancas, sin luces de neón.

Había nacido en un pequeño barrio cerca de La Plata, Argentina, pero se vino a vivir a España con a penas dieciseís años. Se levantó una mañana, cogió el primer taxi que pasó delante suya y fue directo al aeropuerto de Buenos Aires.

No tenía mucho dinero en el bolsillo, pero como se suele decir, sí una maleta llena de esperanza (metafóricamente, pues también viajó solo con lo puesto).

Abrir su peluquería había sido un negocio arriesgado, un impulso. Pero la vida le había enseñado de mil y una maravillosas maneras, que si se paraba a pensar las cosas nunca terminaría de tomar la decisión correcta. Daniel era partidario de vivir la vida con y de la pasión, dejaba que le sorprendiera su propio subconsciente: Un día acudía a bailar a las Fiestas con la primera chica que viera sentada y con mirada triste, otro día se proponía aprender italiano, y a la mañana siguiente podría tener ganas de recorrer bibliotecas y leer libros de filosofía del siglo XIX-XX.

Pero, aún con todo lo que le quedaba por hacer, su peluquería era, por antonomasia, el gran amor de su vida. Era él siempre el encargado de apagar las luces todos los días y ver, como su negocio seguía en pie, día tras día, mientras veía cerrar cada vez más tiendas a su alrededor. Y cada día sonreía antes de dar un par de vueltas a la llave de la puerta principal, con un cierto deje de tristeza que acompañaban unas arrugas que cada vez eran más visibles alrededor de unos ojos que nunca envejecerían.

Era muy pronto esa mañana y aún hacía un frío que despejaba mejor que cualquier café doble. Dani descubrió que las luces ya estaban encendidas aunque todavía en medio del silencio.

– Buenos días, Roxana.

La joven se dio la vuelta y le mostró la sonrisa más grande y blanca que Dani había conocido jamás. era impresionante pensar que nacían de unos labios pequeños como una flor silvestre.

– Lo mismo.- se limitó a decir ella.

Roxana era una chica muy peculiar. Era  bajita, aunque nunca se dejaba intimidar, de talante duro. Era también muy pálida, con la cara redonda y unos enormes ojos algo saltones de un color azul muy diluido. Normalmente, le gustaba cambiar mucho el color de su pelo, el vuelo y la forma, pero solía conservar su largo y ondulado natural y teñirlo de azul eléctrico de manera que, al igual de sus ojos, quedara muy desgastado. Se podía apreciar perfectamente que era rubia.

Y sólo tenía poco más que diecisiete años. No tenía el Bachillerato, pero no tenía un pelo de tonta. En realidad, lo de trabajar en la peluquería sólo había sido una manera de conseguir dinero de una manera fácil y relativamente rápida. Pero le acabó gustando y Daniel no quería dejarla ir por nada del mundo, manejaba los tintes y la plancha como nadie. Había gente que iba a su peluquería para ponerse bajo sus atentos cuidados, desde la otra punta de la ciudad. Sin embargo; aquello no era una cualidad única de la chica peliazul.

Daniel se encargaba de buscar personalmente a las perlas de su modesta profesión y ampararlas bajo la protección de su negocio.

La puerta se abrió y entraron sucesivamente, Ana y Christian, éste último cediendo paso a la chica de pelo corto y pendientes indios. Dejaron sus abrigos en el guardarropa. Y se saludaron entre ellos.

Christian, un joven de unos veintiocho años, corpuleto, de risa fácil y con un humor un tanto infantil -y para más contrastes- estaba cursando su último año de Ingeniería Química, así que sólo hacía turnos de media mañana o días sueltos. La verdad es que sus visitas a la peluquería eran bastante esporádicas, en un principio se encargaba  de una tarea tan mundana como fundamental: Barrer el suelo. Sin embargo, Christian se convirtió  con el tiempo en una pieza fundamental del negocio, aquella que sustentaba sus cimientos y se encargaba de las tareas no prescritas:

Meneaba los cobros y los pagos, hablaba con bancos, compañía eléctrica y la telefónica. Se encargaba de clasificar las facturas en un tiempo récord y recibía una compensación por ello todos los meses.

A Daniel no le faltaba el dinero, pues era un hombre sencillo y porque tampoco le faltaban clientes habituales, así que no le molestaba en absoluto ayudar a aquel joven que ya era un adulto a terminar sus estudios. Además, sabía perfectamente que Christian no había pedido trabajo allí por casualidad. Veía a Ana reflejada en sus ojos cuando la miraba y Dani detectaba aquella chispa que había ido creciendo con el tiempo y que le había impulsado a seguirla. Porque Christian había aparecido a los pocos días que Ana. Y sobraban dedos en la mano para contar las veces que Dani se lo había callado, (tampoco era su intención entrometerse en asuntos ajenos)  porque verdaderamente Ana permanecía ciega ante las intenciones del chico y, en ocasiones, resultaba tan frustrante que los creía víctimas de una retorcida comedia de amoríos.

Ana era un chica muy especial. De habla formal y con mohínes que hacían sospechar a cualquiera que era un alma tímida. Se sonrosaba con facilidad pese a ser morena. Era alta y delgada, y siempre llevaba los pies al descubierto, aunque fuera invierno; andaba calzada sandalias o zapatos de esparto y se pintaba las uñas con complicadas composiciones. Su gusto por la ropa tendía a los vestidos largos y vaporosos de tirantes y de colores vivos, como si viviera en un continuo verano. Pintaba cuadros en sus tiempos libres y se emocionaba con baladas de amor del siglo pasado.

Dani había rescatado a Ana de un paro que ya duraba casi medio año. La chica había estado trabajando en una guardería casi dos años y, un buen día, la echaron a la calle sin muchas contemplaciones y con una indemnización miserable.

Ahora Ana sonreía con más frecuencia, porque desde que había comenzado a trabajar en la peluquería, podía ahorrar su propio dinero (seguía viviendo en casa de sus padres) y había podido comenzar a estudiar Diseño en la Universidad, que era lo que siempre había soñado. Siempre andaba un tanto estresada porque muchas veces iba muy justa con la matrícula, todos los trimestres, y Dani le había subido el suelo a cambio de unos cuantos turnos de noche.

Le gustaba irse a dormir pensado que estaba ayudando a jóvenes a construir su futuro. Era una sensación harto gratificante.

Pájaro ciego

Si me arrancan una pluma

sangro sin romperme

en salados ojos brillantes,

pero sube la amarga espuma

que quiere encerrarme

en una tumba de diamantes.

Si me cortan las alas

caigo sin querer al suelo

entre una lluvia de nieve, 

pero afilan las espadas

brillantes de espejuelo,

lunas de una noche leve.

Si me roban la voz

lloro sin sal en la herida,

en aquel cascarón hueco, 

pero silva la curva de la hoz

que me arrebató dos vidas

y a mí también, el eco.

Anteriores Entradas antiguas

FOCUS DIARIO

El enfoque de la capital

Audio-Tesoros

DESCUBRAMOS LAS MÚSICAS PERDIDAS

El silencio habla mucho

Blog de Comunicación

lozgarrido | Filología, investigación y humanidades digitales

Recursos y opinión sobre lengua y tecnología

La linterna de Diógenes

Vituperación permanente con leves intervalos de cordura.

Revista Distopía

"En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario"

CULTURA DE MASAS

EL ENGAÑO PUEDE FUNCIONAR MIENTRAS LOS ENGAÑADOS NO SE SIENTAN COMO TALES (F. NIETZSCHE)

Pasos de tinta

Prosodia y proxemia

Clausum

Pensamientos fugaces

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Entonces se hizo la luz

Desde las entrañas de la tierra, muerdo

Carlos Loz | Corrector y redactor

Servicios de corrección de primeras pruebas, de estilo y redacción.

El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende - BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA -