Otra novela en curso

working

Como ya se viene convirtiendo en tradición, me encantan los proyectos suicidas de última hora. Sé que debería dejarme más margen que cuatro días para terminar una novela de más de cien páginas, corregirla, imprimirla… etc y cumplir con las bases del concurso al que, un año más me vuelvo a presentar sin grandes expectativas. ¡Pero es que me gusta trabajar bajo presión!

No es seguro que me dé tiempo, pero tengo más de un as en la manga, así que ocurra lo que ocurra ¡deseadme suerte!

PD: En ella está contenida uno de los relatos publicados en el blog últimamente, así que a partir de septiembre, ya no estará disponible.

The story of THE CONSPIRACY.

Mark opened the envelope, read the letter and immediatly started to pack his bag. It was a small bag, where there were only room for the bare essentials.

While he was zipping his few belongings he stared at the envelope.

Should he burn it before leaves?

It might be safer, but at the time Mark lit his lighter he realised that he couldn’t do it. He had knew that he would have to keep his emotions at bay, but he simply wasn’t able to destroy the message. Not for anything, that letter was the first sign which he had recieved from her over all these long mouths, although it seemed useless propaganda to the naked eye.

She always loved crosswords.

Mark folded the paper until he made it a little square of paper and put it in his pocket.

He stood up. His chances og getting away from them were slim at best with each second that he spent in that house.

He would take his chances and try to patch things up.

She had told him:

“Stay still and safe there. As soon as we can we will go look for you. Until then, your safety will be open to cuestion.”

But he had been carrying out instructions for too long. He had endured enough. He had remained hidden all the time while the others were attending to their several “pressing issues”.

Since everything started Mark had not any break, any quiet night.

He had quit his steady job.

He had left his family. He never felt so homesick. He had become a misfit.

japan snow streets ----------- #japan #japaneseBefore the buisness became so serious he could do his reaserch whenever he felt like it. He surfed the Net look important and dangerous information up. He hadn’t even touched a keybord for months. That endless wait was ridiculous.

Now, he was summoning up his courage. The Offices were in a nearby town. He would go on foot. He wouldn’t even take a taxi.

He assumed the risk of falling into the clutches of the Organization. Afeter all, he wasn’t completly helpless. He thought he had already proven.

Besides, Mark thought that there wasn’t anybody so crazy as himself to venture out to follow him in the middle of a snow storm.

When he wnet out into the street, he dissappered amoung the crowd of passerbys who came back to do their Chritsmas shopping.

Nobody noticed him.

“Slow but steady” he thought.

 

Crónicas de un autor anónimo IV

Blue mosaic tiles in the pool of the art deco Versace mansion, Casa Casuarina, on Ocean Drive, South Beach, Miami, FloridaHubo un tiempo en el que yo también fui joven y optimista. Nuestra generación ya no recordaba la guerra, no había oído más que historias. Historias terribles con personajes de pesadilla. Como el coco. Pero todo el mundo crece, y esas historias dejan de quitarnos el sueño. Nos olvidamos de nuestros errores y seguimos hacia delante.
No en vano, Nosotros eramos una de las generaciones más brillantes que había visto la historia moderna. El mundo era nuestro.
En ese tiempo, yo creía en los sueños porque vivía en uno, uno muy humilde, sí; pero todo era de color rosa a mi alrededor y estaba lleno de ideas y de ganas de escribir. No dudaba en que un buen mecenas me encontraría pronto. Creía que yo brillaría entre los brillantes y, al final no fui más que una mota de polvo entre el polvo.
Por aquel tiempo no tenía admiradores, ni mujeres, ni riquezas, ni un círculo social. No tenía agenda y tampoco día de visitas; ni mayordomo, ni cócteles a medianoche. Pero tenía PRINCIPIOS.
 

Mi entusiasmo se había visto recompensado con un golpe de suerte. Entré en la casa de un mecenas italiano que se había cambiado el nombre de Filippo por Philip para encajar mejor en la sociedad burguesa que por entonces rezumaba en cualquier club, bar o salón.

Chicago Loyola University Cuneo Mansion Echoes the Beauty of Roaring 20s | Photograph by Ingrid Bonne
Fui su escriba durante meses y no solo su paga era más que generosa, también lo eran los días libres y conversar con él era todo un privilegio. Vestidos de punta en blanco recorríamos la ciudad saludando a sus numerosos conocidos, cerrando negocios y hablando con la gente importante; aunque él odiaba la política.
Pronto entablamos una amistad sin precedentes y, en aquel ambiente de plena confianza y camarería, me atrevía a hablarle de mis modestos intentos en el mundo literario. Al oír eso, Philip no pudo mostrarse más entusiasta, pues él era un hombre de cultura además de un devorador de novelas. Me apoyó hasta tal punto que sin su ayuda muchos de mis proyectos primerizos no habrían encontrado su final. Una vez me hubo ayudado a pulir mi estilo y mi arte, no tuvo reparos en recomendarme a un editor. En menos de tres meses vi mi nombre en los escaparates de las librerías.

Era la era dorada.

Girl With Harp by ~HauntingVisionsStock on deviantART.  Alright.  THIS bothers me.  Let's all just go play the harp BACKWARDS...Pero si de algo era amante Philip era de la música. Solía invitarme a la ópera o al ballet y sentados en nuestro palco de honor, se dedicaba a pasarme los anteojos señalando a tal o cual personaje sentado en el patio de butacas, deshaciéndose en halagos con el director, el libreto o la solista cuando en realidad, según mi mecenas, aborrecía la tediosa ópera y se inclinaba con espectáculos de naturaleza más… fogosa.
Él personalmente prefería estar allí abajo, porque le gustaba la cercana perspectiva de la platea, oír lo más cerca posible a la orquesta apasionarse a lo largo de la interpretación y ver a los cantantes respirar, llorar y vibrar de emoción en el punto álgido de la obra. Para esas ocasiones, prefería ir de incógnito. Resultó ser un sorprendente maestro de los disfraces.
De vuelta en su mansión, la música no cesaba. Tenía contratada una banda bajo sus auspicios que le ofrecía sus servicios mañana, tarde y noche; y tenía como a su protegida a la única mujer del enorme salón: La bella y brillante Clarisse Courant.
Era una mujer excepcional, bella, joven, perspicaz y su belleza solo estaba igualada por su virtuosismo. Clarisse sabía arrancarle una melodía a todo lo que tuviera cuerdas pero, sin lugar a dudas el ‘elegido por su corazón’ era el arpa. Sus arpegios se proyectaban desde la esquina del salón a toda la casa como un perfume de aroma sutil y con sus dedos blancos y elegantes, podía crear desde un sosegado arroyo de montaña hasta la más impetuosa de las tempestades.

Today’s schedule.

I drew the Tower and the Hand

climbing up skywards.

I made sleep the quiet lion

and tidied up his lair.

I found a autumnal dress.

I wrote a page,

 I’ve ripped it out

And, then, I’ve glued it together.

La juventud de Rai Daikon

No podía ser el peor trabajo del mundo.

Seguro que por ése ya había pasado antes, y dimitido y vuelto de nuevo para volver a dejarlo. Tenía una suerte de fortuna que le conseguía hueco en cualquier gremio, taller o familia, fuera cual fuese; sin embargo, allí acababa su don; en menos de una luna ya se había marchado.
Era Rai Daikon, el de los mil oficios y a la vez ninguno.
Ante tal extraño fenómeno, el joven había decidido comenzar un viaje eterno en busca de un trabajo. Pues amor ya lo tenía, un amor que nunca lo abandonaría, pues flotando iba tras de sí, como una capa o una segunda sombra consejera. Y dinero tampoco necesitaba mucho, lo suficiente para llegar a la próxima villa y no más.
Rai había encontrado el anuncio de milagro entre la hojarasca que colgaba en el tablón de la Gran Plaza. Era pequeño, viejo y manchado, como si lo hubieran rescatado de un charco turbio y lo hubieran puesto a secar sobre un alfiler. La letra era prácticamente ilegible y la petición estaba escrita sin espacios.

SEBUSCAACÓLITO

UnayudanteyservidordelpróximoSeñordelasTierrasEscarpadasytoqdoaquelloquellaceráconsumisiónasusombra.

GranrecompesaleesperaaauelquedéelprimerpasoqalfrenteysearrodilleanteelsumocreadordelaGeomanciamoderna.

LosaspirantesalpuestodeberánpresentarseenelValledelDiablolasegundalunanuevadeveranoconunobejtoquerepresenteenunapalabrasuscapacidades.
 

Rai no habría utilizado la palabra “acólito” había otras muchas contenidas en su idioma y con connotaciones menos sombrías. Se metió las manos en los bolsillos, agrietadas a causa clima hostil de aquel inhóspito paraje y dio una patada a una piedra. Comenzó a silbar una melodía bucólica.
Si algo caracterizaba al Valle del Diablo era su clima. Densos nubarrones grises se arremolinaban sobre la Tierra de Nadie tal como ominosas aves de carroña que jamás se marchaban. El sol no salía nunca y las tormentas secas se alternaban con granizo y la calma chicha, una quietud húmeda y tensa que vaticinaba la próxima danza de rayos y truenos.
El Fuego y el Tambor, lo habían llamado los salvajes que vivían allí antes de que llegaran las carabelas dela civilización. Creían en un dios supremo, malvado y antropomorfo de piel azul eléctrico y poderosos brazos en los cuales portaba una antorcha tan luminosa como el mismísimo sol y un enorme tambor de guerra.
Nada crecía allí más que un pasto duro y recio que pinchaba como agujas si caminabas descalzo sobre él y desprendía un humo fétido si lo quemabas seco. Nada vivía allí, era un páramo muerto y Rai no podía parar de preguntarse por qué su futuro maestro (si todo salía bien) había elegido aquel lugar para reunirse.
Conocía una taberna, La marta parda, en donde, además de proporcionar a sus clientes un ambiente discreto y profesional para encuentros de negocios, servían una magnífica cerveza de cebada. Siempre estaba a rebosar de burgueses.
– La verdad es que no lo entiendo… – se dijo a sí mismo.

**The first of 3 photos by Olivier Vandeginste, taken 10 km east of Hvolsvollur at a distance 25 km from the Eyjafjallajokull craters on April 18th, 2010. Lightning and motion-blurred ash appear in this 15-second exposure. (© Olivier Vandeginste) #
Sus pensamientos se vieron interrumpidos por un intenso fogonazo en el cielo turbulento. Rai casi se quedó ciego al contemplar aquella enorme barra de luz que se agarró a las nubes de alrededor como las raíces de un árbol centenario. Duró menos de medio segundo. Antes de apagarse, toda su fuerza retumbó en sus oídos dejándole también medio sordo. Incluso notó la fuerza del impacto bajo sus pies. Había tocado tierra cerca de allí, comprendió.
Entonces la oyó, incluso por encima del agudo pitido de sus tímpanos. Era una risa muy potente, desencajada, demente. Cada carcajada era como un pequeño trueno que resonaba en las paredes del valle con miles de ecos, como si el mismísimo Valle del Diablo se estuviera deleitando de la grandeza de su tormenta.
Rai agarró su bastón y apuró el paso colina arriba, gateando cuesta arriba antes de llegar a la cima. Se detuvo allí, donde una ráfaga de viento insolente le empujó con tal fuerza que casi pierde el equilibrio. El aire estaba cargado y ahumado, era hasta desagradable respirarlo. Rai comprobó que las palmas de sus manos estaban sangrando, pero eso no fue nada comparado con el panorama que se desplegó ante sus ojos.
La tormenta estaba sobre aquella hondonada, era una masa oscura y voluble como el humo, constantemente surcada por arterias brillantes de electricidad que la recorrían de arriba a bajo.
Y en el suelo, en medio de aquel paisaje desolado y lleno de agujeros negros, allí donde multitud de rayos habían alcanzado la tierra Rai vio una figura. Era alta, imponente incluso a esa distancia. Una raída capa marrón la cubría por completo excepto las manos, elevadas al cielo como en una vehemente plegaria.
Allí plantado continuaba riendo, ebrio de poder, riendo y saltando como un loco. Fue entonces la tormenta se retrajo hasta adquirir un vivo color cárdeno. A Rai se le pusieron los pelos como escarpias como nunca antes. Tras ese segundo de horrible incertidumbre, la tormenta descargó toda su fuerza sobre aquella figura y la fulminó.

VINO

Entre beso y beso

vino uno largo, respiro.

Un beso que me responde.

Un beso lujurioso y largo y fluido.

Una lengua líquida

que resucita mariposas.

Un beso que calienta

y anima hasta

que se acabó la botella.

Estoy leyendo…

 

He aquí una multi-reseña que resume mi asalto a la biblioteca y un día entretenidillo leyendo libros cortos, tan propios del verano, pero a la vez que significativos (resulta muy fácil hacerlo si no paras de toparte así, por las buenas, con títulos como los siguientes):

   

 

  • La casa y el cerebro (Un relato victoriano de fantasmas) – THE HAUNTERS AND THE HAUNTED – de Edward Bulwer-Lytton: 

Un auténtico descubrimiento. Solo la edición llama a gritos y si a eso le unimos que en efecto, es una historia de fantasmas, era imposible seguir haciéndole el vacío a este libro. Aún no lo he terminado (me quedan un puñado de páginas a lo sumo) pero me ha encantado la perspectiva que elige el autor para contar la historia y explicarla. Para los amantes de Poe, no encontraréis juegos de angustia que calen hasta los huesos pero este relato tiene mucho que ofrecer. La lógica frente al miedo cerval. Este libro tiene pinta de convertirse en un nominado para las mejores lecturas del año.

  • BERTA MIR DETECTIVE: El caso del chantajista pelirrojo, de Jordi Sierra I Fabra:

Sigo con la saga, muy muy rápido (aunque lo esté haciendo salteado). La verdad es que la historia de Berta engancha, por lo bien que el autor ha sabido compaginar todos los aspectos de la historia; además en este nuevo libro, la cosa se complica porque son DOS casos a la vez y me ha parecido un detalle muy original que no haya recurrido al elemento de novela policíaca más común en estas circunstancias: Recibo dos casos a la vez y ¡oh! mágicamente ambos están intrínsecamente relacionados, aunque tampoco dibuja un abismo insalvable entre ambas historias: Un chantaje y una hija desaparecida. Para mí el peso de las dos tramas está muy bien compensado aunque al final éste última parezca acaparar unas cuantas páginas y, por otra parte está Berta, porque qué decir que su protagonista me ha terminado de conquistar. Siempre me ha gustado la forma de escribir de Jordi Sierra I Fabra, se nota que escribe rápido y directo, por lo que se lee aún más rápido. Puedes coger una noche e irte a dormir con la sensación que acabas de devorar un buen libro.

 

  

 

  • Barbarismos, de Andrés Nauman.

Ya había oído hablar algo del autor, casi siempre de forma positiva, así que me hice con este libro que se ha convertido en el más peculiar de esta reseña (y mira que tiene buenos compañeros): Barbarismos es un extraño diccionario, un extraño, selectivo e hilarante diccionario, que me hizo darme cuenta desde la primera palabra* el tremendo dominio que tiene este hombre del castellano. Este libro te hace reír, porque no deja de ser una sátira, o te deja en blanco de pronto, porque no deja de ser un inteligente punto de vista (desde mi punto de vista). La verdad es que me daba hasta un poco de miedo reseñarlo. Ante la duda, haceros con un ejemplar (que es finito y de la edición de Páginas de espuma no nos podemos quejar) para hacerle un poco de compañía molesta al súper diccionario. No os arrepentiréis.

* “ Palabra: Transformación de lo nombrado

  • FullMetal Alchemist (1), de Hiromu Arakawa.

Ya está hecho, ya me he enganchado. Después de AKIRA, tocaba atacar esta saga. A parte de que te lo terminas en un suspiro, es muy divertido y el dibujo es perfecto para la historia de los hermanos Elric, la cual me ha hecho obsesionarme aún más si cabe a los alquimistas (:3). Tengo entendido que son seis tomos, así que antes de darme cuanta ya me los habré terminado. Es posible que luego me pase al anime . Así que a partir de aquí es un punto de no retorno. Cierto es que solo he comenzado a leer manga gracias a vehementes recomendaciones por lo que un día de estos probaré suerte más o menos al azar. También tengo en mente hacerme con otro tipo de cómics, completando así el cuadro.

(La verdad es que soy muy feliz :D)

Bueno y eso es todo, espero que hayáis disfrutado de la reseña (habéis llegado hasta aquí y todo) y os atreváis a recomendarme algo.

Nos vemos!

 

Anteriores Entradas antiguas

lozgarrido | Filología, investigación y humanidades digitales

Recursos y opinión sobre lengua y tecnología

La linterna de Diógenes

Vituperación permanente con leves intervalos de cordura.

Distopía

En construcción

CULTURA DE MASAS

EL ENGAÑO PUEDE FUNCIONAR MIENTRAS LOS ENGAÑADOS NO SE SIENTAN COMO TALES (F. NIETZSCHE)

Pasos de tinta

Cultura, literatura y poesía personal.

Clausum

Pensamientos fugaces

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Entonces se hizo la luz

Desde las entrañas de la tierra, muerdo

Carlos Loz | Corrector y redactor

Servicios de corrección de primeras pruebas, de estilo y redacción.

El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende - BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA -