Estoy leyendo…

  • Vagamundo y otros relatos, de Eduardo Galeano.
  • Los amores lunáticos, de Lorenzo Silva.

  • Eternidades, de Juan Ramón Jiménez.
  • El Romancero gitano, de Federico García Lorca.

 

Teselas

¿Libros?”.

Libros”.

¿Y por eso… has dejado morir a tu caballo en las dunas del desierto?”

Cierto”.

No me lo gasto todo en cuervos. Soy yo. Pero son ellos. No son míos ni del viento. Además, siempre sobra algo para la manutención de mí mismo”.

Lo vi, allí arriba, en la gigantesca cabeza de la gigantesca estatua de piedra. Parecía…

Una huella. En la corteza. Sus zarpas estaban por todas partes. No podía seguirle”.

Tampoco podía guardarlas. Es una bestia plantígrada”.

Pero, por la noche, las luminiscencias del pantano suben como niebla venenosa por los recovecos del valle. Yo lo vi”.

No era ningún truco”

Me dejaron atado en el centro de cinco enormes hormigueros que subían hasta el cielo como la obra arquitectónica más perfecta que haya visto jamás el hombre”.

Pronto cogeremos la siguiente corriente ascendente, no te preocupes. Mientras caemos… ¿Te apetece un té de canela?”.

Detesto la canela”.

Entonces de ciruela. Son frutas enfadadas, justo como tú, Claud. Sin embargo…”

Los mineros metían hasta el codo sus brazos lacerados por la lluvia y el disolvente. Ya no era una mina que respiraba, pero era preferible tener el cielo abierto sobre sus cabezas a estar pendientes y rezar al equilibrio de los entibados. Como hace un par de meses. El canario entró en pánico mientras cantaba a una ola caliente y que una sola chispa podía hacer que todos saltasen por los aires”.

lozgarrido | Filología, investigación y humanidades digitales

Recursos y opinión sobre lengua y tecnología

La linterna de Diógenes

Vituperación permanente con leves intervalos de cordura.

Distopía

En construcción

CULTURA DE MASAS

EL ENGAÑO PUEDE FUNCIONAR MIENTRAS LOS ENGAÑADOS NO SE SIENTAN COMO TALES (F. NIETZSCHE)

Pasos de tinta

Cultura, literatura y poesía personal.

Clausum

Pensamientos fugaces

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Entonces se hizo la luz

Desde las entrañas de la tierra, muerdo

Carlos Loz | Corrector y redactor

Servicios de corrección de primeras pruebas, de estilo y redacción.

El rincón de Koreander

“Ante él tenía una habitación larga y estrecha, que se perdía al fondo en penumbra. En las paredes había estantes que llegaban hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño”. La historia interminable, Michael Ende - BLOG DE LITERATURA FANTÁSTICA -